Grupo en Madrid

Somos un pequeño grupo de jóvenes que se reúne a meditar en el centro de Madrid. Si quieres compartir el silencio con nosotros y dejarte el culo en el cojín, eres bienvenida.

Si nunca has meditado, te enseñaremos cómo. Si tienes tu propia práctica, nos parece estupendo compartirla: no queremos convertir a nadie. Lo único que te pedimos es que respetes el silencio.

Nos reunimos los domingos por la tarde en Ame Organic, cerca del metro Iglesia. Si quieres más detalles, escríbeme.

Aquí puedes leer sobre la etiqueta que mantenemos en la sala de meditación.

Precio

No hay precio por venir a sentarte con nosotros.

Sin embargo, alquilar la sala nos cuesta dinero. No es mucho, 14 euros cada domingo. Todos contribuimos a pagar el alquiler de la sala, pero no hay una cantidad exacta que tenga que pagar cada uno. En la sala donde nos cambiamos habrá un pequeño cofre con un cartelito que pone Panda Zen - Donativos. Puedes poner ahí todo el dinero que quieras. Desde 0 euros hasta 2,000: nadie te va a mirar. Tú decides.

Quizás todo esto te suene raro. Esa es la idea. En el mundo en que vivimos, todo tiene un precio, y estamos acostumbrados a hacer cálculos para estimar cuánto cuestan las cosas. Aquí no ocurre así: tú sabes cuánto cuesta el alquiler. Tú decides si quieres poner exactamente lo que te corresponde (sea lo que sea eso). O si quieres poner de más, para que el grupo pueda seguir reuniéndose sin problemas. O si quieres poner de menos. Es tu decisión. Nadie te va a mirar. Nadie te va a juzgar.

El dinero que sobre (si sobra) revierte en el grupo: lo usaremos para comprar material (cojines, mantas, campanas...), o para organizar un día de meditación. O para irnos de cañas. En cualquier caso, nadie está aquí para hacerse rico.

Etiqueta

Entramos en la sala en silencio. Si quieres, puedes saludar: con las manos junto al pecho, palma con palma, inclinas el torso hacia delante. Si no quieres, no es necesario.

Nos sentamos en dos filas, de espaldas a la pared. Busca un sitio y ponte cómodo en el cojín/banquito/silla. Mientras entra todo el mundo, puedes estirar, levantarte al baño, o directamente meditar. Si hay gente nueva, se les darán instrucciones ahora.

Una campana marca el final del tiempo de espera, e indica que la meditación va a empezar. Busca una postura cómoda.

Suenan tres campanas, indicando el principio de la meditación. Una vez suena la tercera campana, intentas no moverte. Disfruta de la sentada.

Treinta minutos después, suenan tres campanas de nuevo. La meditación termina con la tercera campana: no te muevas antes. Puedes saludar, si quieres, y te pones de pie en cuanto puedas. Ponemos los cojines y las mantas en el centro de la sala, para poder caminar con más holgura.

Cuando estamos todos de pie, una palmada marca el inicio de la meditación caminando. Con las manos sobre el pecho, o cruzadas sobre el abdomen, caminamos en sentido horario alrededor de la habitación. Sigue a la persona que tengas delante: intenta mantener siempre la misma distancia con ella. A veces iremos más despacio. A veces, más rápido.

Si necesitas ir al baño durante la meditación caminando, saludas a la persona que tengas detrás cuando llegues a la puerta, para indicarle que dejas la fila. A tu salida, el hueco se cierra detrás de ti. Cuando vuelves, esperas en la puerta hasta que la fila llegue a donde estás. La persona que estaba detrás de ti te dejará un hueco: saludas y entras en la fila, sin interrumpir el ritmo.

Unos diez minutos después, una palmada marca el final de la meditación caminando. Seguimos caminando alrededor de la habitación hasta volver a nuestro sitio. Cogemos nuestra manta y nuestro cojín, y nos sentamos.

Tres campanas, y empiezan otros treinta minutos de meditación sentada.

Después de las tres campanas que marcan el final de la segunda sentada, estiramos en silencio. Puedes ir al baño si lo necesitas. Una campana marcará el final del silencio, y habrá tiempo para discusión.

Al terminar, recogemos los cojines y las mantas, y nos vamos a casa.